LA VUELTA DE PEDRO URDEMALES PDF

Pedro, un pillo que trata de sacar provecho de toda circunstancia. Sin embargo, como explica el autor, la opinin ms importante sobre Pedro es la que se forme despus de conocer las aventuras y desventuras de este tipo sufrido, de este huasito que, segn dicen que dice, viene del campo, pero no de las chacras Floridor Prez naci en Yates, Chilo continental, en Ha sido profesor de escuela y universidad por muchos aos y ha escrito libros para nios y adultos.

Author:Nikokus Kelrajas
Country:Jordan
Language:English (Spanish)
Genre:Science
Published (Last):15 January 2009
Pages:475
PDF File Size:15.88 Mb
ePub File Size:13.5 Mb
ISBN:615-7-89021-909-4
Downloads:50857
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kashicage



Al verlo de chupalla,pantalon arremangado y ojotas,se le ocurrio burlarse de ese huasito. Y le mostraba el cerro mas alto del lugar,en cuya cumbre una enorme cruz parecia abrazar al valle.

Si su camion es de la mitad del cerro,va a necesitar dos camionadas. Compadecido,lo recogio y se lo echo al bolsillo. Pareces un huaso forzudo le dijo a modo de saludo y si me ganas a lanzar la bala,te invitare a una parrilada en el restaurante del frente Luego,tomando impulso,la lanzo con tal fuerza,que fue a caer debajo de las galerias de la cancha de futbol.

A los agricultores se les hacia agua la boca ver sus rubios trigales,y a los huasos jovenes,las rubias trenzas de las tres hermosas hijas de su propietario:Rosa,Margarita y Jazmin. Pero asi lo habia asegurado el en unas carreras a la chilena. Y las apuestas no se hicieron esperar. Pero si no lo conseguia,deberia cosecharle a echona,sin ayuda y gratis,una cuadra de trigo.

Ya ven les dijo Pedro,y a el no le gusta repetir las ordenes. Y eso si lo sabian muy bien sus hijas. Y mientras Ruperto subia la loma cargando las tres palas,por la puerta del fondo Pedro subia su preciosa carga al coche. Y no paro el trote hasta ver las banderas de las ramadas ondeando al viento. Los cerdos empantanados Aburrido de su fama de hombre poco serio,Pedro Urdemales se decidio a buscar trabajo,y lo encontro en una granja.

Fijo el precio de cada cerdo y dijo a Pedro:Este sera tu primer negocio,si le sacas mejor precio,tendras una buena comision. Eso le parecio muy bien a Pedro,que ya empezaba a comprender que tener ganancias era parte de las preocupaciones de todo hombre serio.

En eso estaba,rabiando con los cerdos,cuando lo alcanzo un jinete que parecia hombre de negocios. Bonitos sus cerdos,amigo Para alla voy. Si es asi,yo se los compro aqui mismo propuso el jinete,ofreciendole el mismo precio fijado por el granjero.

Pedro no lo habia pensado ni pensaba pensarlo,pero puso cara de pensativo. Lo que en realidad calculaba era cuanto mas se cansaria el mismo en el resto del viaje.

Si es por eso el pago,pienso hacerlo en efectivo No es cuestion de dinero aclaro Pedro. Es algo mas importante Pero apenas el comprador se perdio tras un monte,se paro agilmente y se dedico a pegar cada colita de cerdo en la zona mas endurecida del pantano. No bien termino tan curiosa labor , aparecio otro jinete en la misma direccion del anterio. Tan pronto lo vio,Pedro se puso a caminar de un lado a otro,con ademanes de hombre desesperado. Ya no hay remedio,amigo exclamo Pedro,mostrandole el pantano.

No mas las colitas se ven,como haciendome burla. Por suerte para usted yo iba a comprar cerdos a la feria,y me atrevo a ofrecerle unos buenos pesos ahi mismo donde estan,a ver si recupero algo. Pero nada mas El charqui pa" Julio Se cuenta de una viejecita que siempre andaba guardando un monton de cosas,como hacen todos los ancianos. Entre los muchos objetos guardados de la abuela se contaba una bolsa de charqui,que cuidaba como hueso de santo.

La guardo pa" julio respondia la anciana. Yo no se como llego a oidos de Pedro Urdemales la historia de esta bolsa,pero el caso es que un dia que vio salir a la anciana,llamo a la puerta de calle. Pregunto timidamente ella. Solo paso a ver a su abuelita Lo siento pero acaba de salir. Bueno,pues,que le voy a hacer. Digale que le deje muchos saludos,y que despues vendre. Y en verdad harto agradecio su pobre estomago,siempre medio vacio,aquella sabrosa porcion de charqui.

El cartero del otro mundo Al llegar a las primeras casas de un poblado,Pedro Urdemales vio junto al camino un burro flaco mordisqueando el pasto de un potrero.

Pensando en como ganarse el sustento ese dia,se acerco al animal y se monto al reves,mirando para atras,cosa que no preocupo al borrico. Le hinco los talones y el burro comenzo a caminar. A pesar de ir juntos parecian avanzar en distintas direcciones,ir y venir,alejarse y regresar al mismo tiempo. Urdemales le aseguro que asi lo haria. Las cositas enviadas resultaron ser un traje y un par de zapatos del finado ,que le quedaron a la medida,ademas de una tortilla al rescoldo,jamon ahumado y huevos duros.

Pedro Urdemales se puso traje y calzado y,muy contento,se echo lo demas al cuerpo. La ollita de virtud Vagando por esos mundos,a Pedro Urdemales le llego la hora del mediodia. Pronto reconocio en el a un jinete. Lo que usted ve,patroncito:conocer mi comida. A todo esto el jinete ya habia echado pie a tierra y estaba junto a la olla. Al destaparla,incredulo todavia,se quemo los dedos. Mira,hombre dijo con aire compasivo,no tienes para que sacrificarte preparando tu comida. Yo te comprare la olla y podras comer bien por mucho tiempo.

Ni nunca,patroncito dijo Pedro,meneando la cabeza. Sin decir nada,el jinete mostro un segundo billete. Tambien en silencio,Pedro meneo la cabeza. El jinete agrego otro billete y Pedro volvio a menear la cabeza. El avaro monto a caballo,simulando que partia,pero antes mostro un billete mas. Tal vez con otro me tentaria exclamo Urdemales,haciendose el distraido. El jinete agrego otro billete mientras Pedro guardaba el dinero,metio la olla a las prevenciones y partio al galope,sin despedirse,temeroso de que el inocente vendedor se arrepintiera de desprenderse de una olla tan prodigiosa.

Pero el arrepentido fue el,cuando al llegar a casa quiso mostrar a todos los presentes las bondades de su ollita de virtud comprada tan barata. Y hasta un par de zapatos usados se compro para seguir sus incansables andanzas por esos mundos.

Distraidamente tomo un capi,lo apreto y se quedo con sus cinco granos en la mano,porque habia oido decir que es malo botar los frutos que Dios nos da. Dejelos sobre la mesa dijo ella,que por vivir junto al camino estaba acostumbrada a recibir encargos. Sin pensarlo dos veces,Urdemales paso a encargar su gallina patoja. Mas tarde la gallina se metio al chiquero y el chancho la mato. Dejalo tu mismo en aquel chiquero fue la respuesta del caballero cuando Pedro se lo dejo encargado. El hacendado tenia una hija,una joven muy hermosa.

Y muy consentida,al decir del ama de las llaves,las cocineras y nanas,pues su padre jamas le decia no en nada. El padre no lo penso dos veces,y pronto el cerdo estuvo convertido en una lata de manteca,metros de longaniza y una piramide de chicharrones. Pero Urdemales parecia tener argumentos muy atendibles:hablo de honradez,de confianza y de honor.

El baballero se sentia indeciso. Llego la hora de almorzar,y la discucion continuo. Vino la tarde y tomaron once. Anochecio y cenaron. A Pedro le parecio un buen arreglo y acepto. Paso unos dias muy tranquilo;nunca en su vida habia sido mejor atendido,pero.

ASTM D5590 PDF

La vuelta de Pedro Urdemales - Floridor PĂ©rez

.

DIYAFRAM EGZERSIZLERI PDF

La Vuelta de Pedro Urdemales

.

KENNETH KARDONG PDF

La vuelta de Pedro Urdemales

.

AMPLIFICADOR RESTADOR PDF

.

Related Articles