HISTORIA DE LA FILOSOFIA COPLESTON TOMO 6 PDF

Observaciones introductorias. Es posible que sus fundamentos no sean de la misma solidez. Voltaire, por ejemplo. Pero incluso completamente aparte de las creencias de cada cual, la actitu. Ha- blando en general, puede decirse que estaban de acuerdo con el enlpirisnlo del priero. Buffon, por ejenlplo, 10 vio claranlente, y sus ideas influyeron algo en Diderot.

Author:Akinozuru Mek
Country:Mali
Language:English (Spanish)
Genre:Life
Published (Last):10 October 2012
Pages:235
PDF File Size:10.2 Mb
ePub File Size:5.4 Mb
ISBN:778-2-26583-316-7
Downloads:98032
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Akinokus



En el volumen anterior he recorrido el desarrollo de la filosofa medieval, desde su nacimiento en el perodo pre-medieval de los primeros escritores cristianos y de los Padres, a travs de su crecimiento en plena Edad Media, hast el logro de su madurez en el siglo XIII. Esa lograda madurez fue debida, como hemos visto, en buena medida, a un mejor conocimiento de la filosofa griega, particularmente en la forma del aristotelismo, un conocimiento que se consigui a lo largo del siglo XII y la primera XIII.

La gran conquista del siglo XIII en el campo intelectual parte fue la realizacit. Estrictamente hablando, desde luego, sera mejor hablar de sntesis en plural, y no de "una sntesis", puesto que el pensamiento del siglo XIII no puede quedar legtimamente caracterizado con referencia a un solo sistema; pero los grandes sistemas, a pesar de sus diferencias, estuvieron unidos por la aceptacin de unos principios comunes.

El siglo XIII fue un perdo de pensadores positivos y constructivos, de filsofos y telogos especulativos, que podan criticar mutuamet:tte sus opiniones respecto de tal o cual punto, pero que al mismo tiempo coincidan en aceptar los principios metafsicos fundade la mente humana para ir ms all de los fenmementales y la nos y conquistar la verdad metafsica.

Escoto, por ejemplo, pudo criticar en ciertos puntos las doctrinas tomistas del conocimiento y de la analoga; pero sus crticas iban dirigidas por 10 que l, acertada o errneamente, consideraba como los intereses de la objetividad del conocimiento y de la especulacin metafsica.

Escoto crey que santo Toms deba ser corregido o complementado en ciertos puntos; pero no tena la menor intencin de criticar los fundamentos metafsicos del tomismo, o de socavar el carcter objetivo de la especulacin filosfica. Del mismo modo, santo Toms pudo pensar que deba concederse al poder natural de la sola razn humana ms de 10 que san Buenaventura le haba concedido; pero ninguno de aquellos filsofos-telogos dud de la posibilida9 de alcanzar algn conocinliento 14 INTRODUCCIN relativo a 10 transfenomnico.

Eran filsofos y telogos especulativos, y estaban convencidos de la posibilidad de constituir una teologa natural, corona de la nletafsica y vnculo de sta con la teologa dogmtica; no haban sido infectados por ningn escepticisnlo radical relativo al conocimiento humano.

Eran tambin realistas, y crean que la mente puede alcanzar un conocinliento objetivo de esencias. Ese ideal de sistema y de sntesis, de armona entre filosofa y teologa, caracterstico del siglo XIII, puede ser visto quizs en relacin con la estructura general de la vida en dicho siglo. Puede decirse, en efecto, que el ideal de armona entre Pontificado e Imperio tuvo conlO su paralelo, en el plano intelectual, el ideal de la armona entre la teologa y la filosofa, de modo que la doctrina, mantenida por santo Tonls, del poder indirecto del Pontificado en los asuntos temporales y la autonoma del Estado en el interior de 10 que era estrictamente su esfera propia, tena un exacto paralelo en su doctrina de la funcin nornlativa de la teologa respecto de la filosofa, y de la autonoma de la filosofa dentro de su propia esfera.

La filosofa no tonla sus principios de la teologa, pero si el filsofo llega a una conclusin que no est de acuerdo con la revelacin, sabe que su razonamiento ha sido errneo.

El Pontificado y el Imperio, especialmente el primero, fueron factores unificadores en las esferas eclesistica y poltica, y la preeminencia de la Universidad de Pars fue un factor unificador en la esfera intelectual.

Adems, la idea aristotlica del cosmos era generalnlente aceptada y ayudaba a nlantener fija la perspectiva medieval. Pero aunque el siglo XIII puede ser caracterizado con referencia a sus sistemas constructivos y a su ideal de sntesis y armona, la arlllona y el equilibrio logrados fueron, al nlenos desde el punto de vista prctico, precarios.

Algunos tonlistas entusiastas estarn seguranlente convencidos de que la sntesis conseguida por santo Tonls tena que haber sido universalmente aceptada conlO vlida y que deba haber sido conservada. N o estaran dispuestos a admitir que el equilibrio y armona de aquella sntesis eran intrnsecamente precarios. Pero supongo que deben estar dispuestos a admitir que en la prctica era difcil esperar que la sntesis tomista consiguiese una aceptacin universal y perdurable. Yo creo, adems, que hay en la sntesis tomista elementos que la hacan, en cierto sentido, precaria, y que ayudan a el desarrollo de la filosofa en el siglo XIV.

Tratar de poner en claro 10 que quiero decir con eso. La afirmacin de que el acontecimiento filosfico nls inlportante en la INTRODUCCIN 15 historia de la filosofa medieval fue el descubrinliento por el Occidente cristiano de las obras nls o nlenos conlpletas de Aristteles, es una afirnlacin que nle parece defendible.

Cuando la obra de los traductores del siglo XII y de la prinlera mitad del XIII puso el pensanliento de Aristteles a disposicin de los pensadores cristianos de la Europa occidental, stos se enfrentaron por prinlera vez con 10 que les apareca como un sistema racional completo y acabado de filosofa que no deba nada a la revelacin juda ni a la cristiana, puesto que era la obra de un filsofo griego.

En consecuencia, se vieron obligados a adoptar una posicin ante el misrpo: no pudieron ignorarlo sencillamente. En el volunlen anterior henlos visto alguna de las actitudes adoptadas, que variaban desde una hostilidad, mayor o menor, hasta la aclamacin entusiasta y apenas crticCI.. La actitud de santo Tonls de Aquino fue de aceptacin crtica: trat de conciliar aristotelisnlo y cristianismo, no simplenlente, desde luego, para conjurar la influencia peligrosa de un pensador y volverle inocuo al utilizarle con fines "apologticos", sino tambin porque crey sinceramente que la filosofa aristotlica era, en 10 principal, verdadera.

De no haberlo credo as no habra adoptado posiciones filosficas que, a ojos de muchos contemporneos, parecan nuevas y sospechosas. Pero lo que nle int ;resa poner de nlanifiesto en este momento es que, al adoptar una actitud definida ante el aristotelismo, un pensador del siglo XIII adoptaba en realidad una actitud ante la filosofa.

La significacin de ese hecho no siempre ha sido reconocida por los historiadores. Al ver a los filsofos nledievales, especialmente a los del siglo XIII, como servilmente adictos a Aristteles, no han visto que el aristotelismo significaba realmente, en aquel tiempo, la filosofa misma.

Es verdad que ya se haban hecho distinciones entre teologa y filosofa; pero fue la aparicin en escena del aristotelismo completo lo que mostr a los medievales el poder y el alcance de la filosofa. La filosofa, bajo el vestido aristotlico, se presentaba a su mirada como algo que era, no meramente en el plano teortico, sino tambin en la realidad histrica, "independiente de la teologa. Siendo as, adoptar una actitud ante el aristotelismo era en realidad adoptar una actitud, no solamente ante Aristteles en cuanto distinto, por ejemplo, de Platn del cual los medievales, verdaderamente, no saban mucho , sino ante la filosofa considerada como una disciplina autnoma.

Si vemos a esa luz las diferentes actitudes adoptadas hacia Aristteles en el siglo XIII, podremos comprender nls profundamente el significado de dichas diferencIas. Aristteles sostena, por ejemplo, que el mundo era increado, nlientras que la teologa afirmaba que el mundo tuvo un comienzo por creacin divina.

Igualmente, Aristteles, segn le haba interpretado Averroes, ll1antena que el entendimiento es uno solo para 16 INTRODUCCIN todos los hombres, y negaba la inmortalidad personal, mientras que la teologa cristiana mantena la inmortalidad personal. Enfrentados con esas obvias dificultades, los averrostas latinos, o aristotlicos integrales, de la Facultad de Artes de Pars, pretendieron que la funcin de la filosofa consista en informar fielmente de las doctrinas de los filsofos.

As, no haba contradiccin en decir al mismo tiempo que la filosofa, representada por Aristteles, enseaba la eternidad del mundo y la unicidad del alma humana, y que la verdad, representada por la teologa, afirmaba la creacin del mundo en el tiempo y la posesin por cada hombre de su propia alma racional individual.

Ese alegato de los "averrostas" o aristotlicos integrales de que se limitaban a repetir las doctrinas de Aristteles, es decir, que obraban simplemente como historiadores, fue considerado por los telogos un mero subterfugio. Pero, como observ en el volumen anterior, es difcil averiguar en qu consista realmente el pensamiento de los averrostas. No obstante, si realmente crean. La filosofia representa la obra de la razn humana que reflexiona sobre el orden natural.

La razn, personificada por Aristteles, nos dice que en el curso natural de los acontecimientos el tiempo no puede haber tenido principio, y que el entendimiento deba ser naturalmente uno en todos los hombres. Que el tiempo no ha tenido comienzo sera, as, una verdad filosfica; y 10 mismo debe decirse del monopsiquismo. Pero la teologa, que trata del orden sobrenatural, nos asegura que Dios, por su poder divino, cre el mundo en el tiempo, y concedi milagrosamente a cada hombre su propia alma intelectiva inmortal.

No se tratara, pues, de qu algo pudiera ser un hecho y no serlo al mismo tiempo, sino ms bien de que algo sera un hecho de no ser por la intervencin milagrosa de Dios, que ha hecho que no 10 fuera. En 10 que respecta a la actividad creadora de Dios la posicin es, desde luego, la misma, tanto si los aristotlicos integrales de la Facultad de Artes de Pars se limitaron realmente a informar de las enseanzas de Aristteles segn ellos las interpretaban, sin referirse a su verdad o falsedad, como si afirmaron que.

Porque ni en un caso ni en otro aadan nada, al menos intencionalmente. Fueron los filsofos de la facultad de teologa los que se constituyeron en pensadores productivos y creadores al verse obligados a examinar el aristotelismo crticamente y, si lo aceptaban en lo principal, a repensarlo crticamente.

Pero lo que aqu me interesa es esto. La posicin adoptada por los aristotlicos implicaba una separacin radical entre filosofa y teologa. Si el modo en que ellos daban razn de su propia actividcid ha de tomarse al pie de la letra, ellos identificaban la filosofa con la historia, con la informacin sobre las opiniones de los filsofos antiguos. Es indudable que la filosofa en ese sentido independiente de la teologa, porque la teologa no puede afectar al IXTRODl:CCIX 17 hecho de que ciertas opiniones hayan sido nlantenidas por ciertos pensadores.

Si, por el contrario, los telogos tenan razn al pensar que los aristotlicos integrales pretendan realmente afirmar la verdad de las proposiciones ofensivas, o si dichas proposiciones eran afirnladas conlO proposiciones que habran sido verdaderas de no ser por la intervencin de Dios, habra que sacar la nlisnla conclusin referente a la conlpleta independencia de la filosofa respecto de la teologa.

Conlo el filsofo se ocupa nleramente del curso natural de los acontecitnientos, estara justificado al sacar conclusiones en conflicto con las doctrinas teolgicas, puesto que se litnitara a afirnlar 10 que habra ocurrido de haber prevalecido el curso natural de los acontecinlientos.

La teologa podra decirnos que una conclusin alcanzada por la filosofa no representaba los hechos; pero el telogo no tendra justificacin para decir que el razonanliento del filsofo fuera errneo sitnplenlente porque su conclusin fuese teolgicanlente inaceptable.

Podranl0s aprender por la teologa que el curso natural de los acontecimientos no haba sido seguido en algn caso particular; pero eso no afectara a la cuestin de cul es o debe ser el curso natural de los acontecimientos. Los rasgos nls nlanifiestanlente destacados del averrosnlo o aristotelistno integral del siglo XIII fueron su adhesin servil a Aristteles y los artificios bastante desesperados que adoptaron sus partidarios para poner de acuerdo su posicin con las exigencias de la ortodoxia teolgica.

Pero en el aristotelisnlo integral estaba inlplcita una tajante distincin entre teologa y filosofa, y una afirnlacin de la conlpleta independencia de sta.

Es verdad que no debe hacerse denlasiado hincapi en esa lnea de pensaiento. Pero la aparicin en escena del sistenla aristotlico en el siglo XIII fue el factor que hizo posible que se atendiese serialnente a la cuestin de la sntesis o la separacin, precisanlente porque condujo a la enlergencia de algo que poda ser sintetizado o separado.

Como ya he indicado en el volunlen anterior, l se tonl en serio dicha distincin. Aunque la teologa nos dice que el nlundo no existe desde la eternidad sino que tuvo un coolienzo, ningn filsofo, segn santo Tonls, ha denl0strado nunca adecuadanlente ese hecho.

Las presuntas denl0straciones de la no eternidad del nlundo no son vlidas, aunque tanlpoco 10 sean las alegadas en favor de su eternidad. En otras palabras, la filosofa no ha conseguido resolver la cuestin de si el nlundo fue o no creado liesde la eternidad, pero la revelacin nos proporciona la respuesta a esa cuestin.

Por otra parte, santo Tonls pensaba que el filsofo no puede llegar, por argumentos racionales vlidos, a una conclusin que sea inconlpatible con la teologa cristiana. Si un filsofo llega a una conclusin que contradice, explcita o inlplcita- 18 IXTRODl:CCIX Jllente, una doctrina cristiana, eso es un signo de que sus prelllisas son falsas o de que hay algn paralogismo en su razonanliento. En otras palahras. Porque la filosofa es intrnsecanlente autnonla.

En la prctica, esa actitud significaba que el filsofo que la adoptase deba filosofar a la luz de la fe, aunque no hiciese un uso fornlal y explcito ele la fe en su filosofa. El manteninliento de esa actitud era adenls facilitado por el hecho de que los grandes pensadores del siglo XIII eran prilrdialmente telogos; eran telogos-filsofos.

Al luismo tienlpo, una yez reconocida la filosofa conlO una disciplina intrnsecamente autnoma, era de esperar que, en el transcurso del tierllpo, tendiera a hacer su propio call1ino y se resintiera, por decirlo as, de su posicin de dontella de la teologa.

Y, en verdad, una vez que haba llegado a ser nornlal entre filsofos el proceder primariamente, e incluso exclusivamente, como filsofos, era natural que la alianza entre filosofa y teologa tendiese a desaparecer. Es verdad que esos desarrollos tardaran an mucho en producirse; pero puede decirse, sin absurdo, que tuvieron su origen remoto en la aparicin en escena del sistenla aristotlico en el temprano siglo XIII.

Estas observaciones no pretenden constituir una evaluacin de la filosofa aristotlica; pretenden ser una interpretacin histrica del verdadero curso tomado por el desarrollo del pensamiento filosfico.

Indudabletnente son un poco demasiado sumarias y no tienen en cuenta toda la complejidad de dicho desarrollo. Una vez que la filosofa hubo sido reconocida como una disciplina autnoma, aquel proceso de autocrtica que parece ser esencial a la filosofa, se puso en marcha y, de modo bastante natural, el criticismo, al desarrollarse, socav los fundamentos de la sntesis conseguida en el siglo XIII.

Sea lo que sea lo que uno piense de la verdad o falsedad de la nletafsica de Aristteles, por ejenlplo, no hay que esperar que el pensanliento filosfico se detenga en un punto deternlinado; desde el punto de vista prctico, el criticisnlo era inevitable.

Pero hay un segundo factor a tener en cuenta. Una vez conseguida una sntesis teolgico-filosfica bien soldada, en la que trminos y categoras filosficos se utilizaban para la expresin de las verdades teolgicas, era natural que algunas nlentes sintiesen que la fe estaba en peligro de ser racionalizada y que la teologa cristiana se haba contanlinado indebidanlente de tnetafsica griega e islmica.

Tales nlen- IXTRODUCCIN tes podan sentir que 10 que se necesitaba eran perspectivas msticas ms bien que perspectivas filosficas, especialmente en vista de las pendencias de las escuelas sobre puntos de significacin e inters teortico ms bien que prinlordialmente religioso.

Esta segunda lnea de pensamiento tendera tambin a disolver la sntesis del siglo XIII, aunque la perspectiva fuera diferente de la de los pensadores que se concentraban en los problemas filosficos y socavaban la sntesis por efecto de sus crticas extensas y de largo alcance dirigidas contra las posiciones filosficas caractersticas de aquella sntesis.

Vamos a ver cmo ambas lneas se manifestaron a 10 largo del siglo XIV. El siglo XIII estuvo animado por esas disputas, especialmente por las que tuvieron lugar entre el emperador Federico 11 y la Santa Sede. No obstante, aunque uno y otro partido hacan a veces reclamaciones extravagantes en su propio favor, las disputas eran, por as, decir, disputas de familia; tenan lugar dentro de la estructura medieval de Papado e Imperio, que encontr una expresin teortica en los escritos del Dante.

Adems, por 10 que respecta a la teora poltica comnmente admitida, se reconoca la distincin entre los dos poderes. Santo Toms de Aquino, quien, por vivir en Pars, se interesaba ms por los reinos que por el reconoci el carcter intrnsecamente utnomo de la soberana temporal, aunque reconoci tambin el poder indirecto de la Iglesia en los asuntos temporales, 10 que era una consecuencia obligada del reconocimiento de ia superioridad de la funcin sobrenatural de la Iglesia.!

Si nos mantenemos en el plano de la teora podemos hablar, pues, de un equilibrio o armona entre los dos poderes en el siglo XIII, con tal de que no ocultemos el de que en la vida prctica la armona no era tan patente. El hecho es que aquellos papas que albergaron grandiosas ambiciones con respecto al poder temporal fueron incapaces de. Los triunfos de un lado o de otro fueron temporales y poco duraderos. As pues, se logr, al nlenos, un cierto equilibrio, de naturaleza algo precaria.

Al nlismo tiempo, sin enlbargo, los reinps nacionales se fueron consolidando y el poder centralizado de los nlon;frcas nacionales creci gradualll1ente.

Inglaterra nunca haba estado sometida, prcticamente, al enlperador 1. Adel11s, el Imperio fue primordialnlente asunto gerlnnico; Francia, por ejemplo, era independiente; y el curso tomado por la disputa entre Bonifacio VIII y Felipe el Hermoso de Francia a finales del siglo XIII puso claranlentede nlanifiesto la posicin de dicha nacin, tanto respecto de la Santa Sede como respecto del Imperio.

Ese desarrollo de los reinos nacionales signific la aparicin de un factor que eventualmente destruira el equilibrio tradicional entre el Pontificado y el Imperio.

En el siglo XIV podenlOS ver el reflejo, en el plano de la teora, de la tendencia al fortalecimiento de la autoridad civil como un poder independiente de la Iglesia. La aparicin de fuertes Estados nacionales, que llegaron a constituir una caracterstica tan destacada de la Europa post-medieval, comenz en la Edad Media.

Habra sido nlUY difcil que los Estados llegaran a desarrollarse del tuodo en que lo hicieron de no ser por la centralizacin y consolidacin del poder en l11anos de los monarcas nacionales; y el proceso de esa centralizacin y consolidacin del poder no fue ciertamente retardado por la humillacin a que fue expuesto el Papado en el siglo XIV durante la "cautividad de Babilonia", cuando los papas estuvieron en Avignon S-i7 , y la subsiguiente calanlidad del "Gran Cisma", que comenz en La teora aristotlica del Estado poda ser utilizada, y 10 fue, dentro de la estructura del esquema de los dos poderes, por un pensador del siglo XIII conlo santo Toms de Aquino.

TVRDICA MOLIJER KNJIGA PDF

FIL. COPLESTON. Hist. de la filosofĂ­a. VOL. 3.pdf

Tom Rosendo Fraga marked it as to-read Apr 04, Atheris Slangv marked it as to-read Oct 15, His lectures were published under the title Religion and the One, and were largely a metaphysical tract attempting to express themes perennial in his thinking and more personal than in his history. Koda rated it really liked it Nov 29, coplseton Trivia About Historia de la Fi Goodreads helps you keep track of books you want to read. Yesi rated it really liked it Dec 26, After the initial shock, however, his father saw fit to help Copleston through his education and he attended St. Refresh and try again. Vicky marked it as to-read Nov 02, Ricardoroy marked it as to-read Mar 30, Rivera rated it it was amazing Dec 02, Want to Read saving…. Lists with This Book.

CLYDE LENTZ AND BILL KENTON THE ART OF MANIPULATION PDF

HISTORIA DE LA FILOSOFIA COPLESTON TOMO 6 PDF

JoJonos PaperbackLarge Printpages. Rivera rated it it was amazing Dec 02, He was ordained a Jesuit priest at Heythrop College in and soon after went to Germany to complete his training. Other books in the series. Fortunately he made it back to Britain before the outbreak of war in The war made it impossible for him to study for his doctorate, as once intended, at the Gregorian University in Rome, and instead Copleston was invited to return hiwtoria Heythrop to teach the history of philosophy to the few remaining Jesuits there. Fortunately he made it back to Britain before the outbreak of war in No trivia or quizzes yet. Want to Read Currently Reading Read.

BAKTERI PEDIOCOCCUS CEREVISIAE PDF

HISTORIA DE LA FILOSOFIA COPLESTON TOMO 6 PDF

.

EL VUELO DE HORACIO VERBITSKY PDF

Frederick COPLESTON

.

Related Articles