ENTRE EL ESPANTO Y LA TERNURA SILVIA CONDE PDF

Fenrilabar Or to the Colonel, whose dark influence over her has never disappeared? One day he meets Elizabeth, a successful and independent-minded businesswoman. The two men avail themselves of both girls in a night of extravagant sexual indulgence, in which Elizabeth is forced to submit to Daisy as well as to the two men. In The Merciless Nurse, highly paid soccer star, Steve Wilson, breaks his leg in a match and is confined to his apartment.

Author:Malataxe Moll
Country:Eritrea
Language:English (Spanish)
Genre:Video
Published (Last):9 May 2018
Pages:414
PDF File Size:13.33 Mb
ePub File Size:10.92 Mb
ISBN:497-6-73937-419-4
Downloads:73476
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Zubei



Ocurre en un lugar, en un tiempo, en una cultura, con sujetos histricos, cuyos valores, saberes, miedos, anhelos, modos de interaccin y formas de amar, gozar o descansar han sido construidos con otros, con quienes comparten la vida cotidiana y los sueos. El escenario de la educacin es el de la vida misma.

Quienes educan y quienes son educados protagonizan las historias cotidianas en las que se construye la sociedad, el conocimiento y las identidades; son parte integral del devenir en el que se educa y en el que se libran las batallas que dan sentido a la vida, en donde se hacen valer los derechos y se desarrolla el individuo.

La televisin cuenta, da con da, algunos retazos de esta historia cotidiana. Estos hechos fragmentados van formando en la ciudadana una percepcin de lo que pasa, de los que nos pasa, del mundo en el que nos toc vivir. Muertos sin nombre, culpables de facto porque en algo andaban si no, no los hubieran matado. La indiferencia y la indolencia ganan terreno. Cmbiale, otra vez la misma matadera, dir alguien que, cansado de librar su propia batalla, prefiere un entretenimiento menos redundante.

No nos gusta lo que vemos cuando se presenta un performance social que horroriza porque desnuda la decadencia y los vicios de nuestra sociedad. Son muchos los que no necesitan encender el televisor o abrir un peridico para dar fe de una crisis que profundiza la sensacin de vulnerabilidad, que desde hace aos siente el ciudadano. La escena transcurre en su barrio, a la vuelta de su casa, en la tienda de la esquina y los nios, el paletero, el del twitter se convierten en corresponsales de la nota roja, en guardianes del bienestar de todos, en cronistas de esta historia cotidiana.

Alertan, echan aguas, cuidan: Raza: hay balacera en la Pancho Villa, lleva 20 minutos, mejor no pasen por ah, Alguien que me informe, se oyeron disparos en la Polvorera, Hay un muerto tirado en el vado, vienen los afis. La noviolencia no es la negacin de la violencia ni sinnimo de paz. Proviene de la traduccin del trmino hind ahimsa que se define como compasin dinmica y representa un principio de no agresin.

La razn por la que se utiliza el trmino noviolencia como una sola palabra es para explicitar que no se busca slo negar la violencia, sino que se trata de un proyecto positivo de transformacin radical de la sociedad y de las personas con el fin de erradicar la violencia estructural. Cmo lograr estos propsitos en escenarios de violencia en donde el sujeto se siente vulnerable, en donde el lazo social est debilitado y en donde las instituciones del Estado estn fallando en su tarea de proteger al ciudadano?

La escuela es una institucin permeable y abierta al entorno en el que est inserta; en ocasiones ste nutre, fortalece las posibilidades de educabilidad y aporta a la convivencia escolar valores y principios; pero en otras, es fuente de riesgos, contradicciones y contrasentidos que agregan peso a la tarea de educar y de formar ciudadanos. Entonces se convierte en un escenario de crisis, en donde ya no operan las premisas sobre las que estn fundados los propsitos educativos, el contrato pedaggico, la formacin ciudadana y la cultura de la legalidad.

En este libro analizo el impacto de los escenarios educativos de violencia en las posibilidades de educar ciudadanos en tres ejes: Principios que deberan orientar los procesos de educacin ciudadana. Escenarios de violencia y crisis que problematizan los principios de la educacin ciudadana al develar contradicciones y tensiones. Dispositivos educativos que hacen posible formar ciudadanos, aun en escenarios de violencia.

En este captulo se aborda el primer eje de anlisis. Implica una dimensin tica y una poltica porque supone la formacin de una ciudadana crtica, reconocedora del otro, activa, comprometida con su pas y con el mundo, con la reconstruccin social en contextos de crisis as como la creacin de condiciones de justicia social que den sentido tico al crecimiento econmico.

En la historia de la poltica educativa mexicana queda claro que a pesar de las limitaciones frente a otros agentes socializadores, se ha considerado a la escuela como una institucin fundamental para la formacin de una base ciudadana que contribuya a concretar el proyecto poltico nacional de cada poca.

El discurso de la poltica educativa traza una ruta evolutiva desde el paradigma clsico del civismo, hasta enfoques integrales de formacin ciudadana basados en una concepcin amplia de ciudadano. Sin embargo, el currculo vivido, las caractersticas del escenario educativo y la accin de la sociedad civil cuentan una historia de resistencias, tensiones, contradicciones e intentos por transformar la cultura poltica y las prcticas ciudadanas.

As, poltica educativa y educacin poltica en Mxico se cruzan, se contraponen, se complementan y a veces se diluyen en un proceso de avances y desafos en la construccin de estrategias de formacin ciudadana pertinentes, crticas, prcticas, relevantes, responsables y con rostro humano. Civismo clsico Capacitacin que recibe el ciudadano para conocer sus derechos, obligaciones, el funcionamiento de su pas y de las instituciones democrticas y es concebida como el vehculo para la afirmacin de la identidad nacional, el desarrollo de sentimientos patrios y el respeto al Estado derecho.

Durante varias dcadas prevaleci el enfoque del civismo clsico, basado en el conocimiento de las leyes y de las instituciones del pas, la formacin del sentido de la identidad nacional, el respeto al Estado de derecho y en una visin de ciudadana mnima.

Este enfoque fue cuestionado desde los aos setenta en distintas latitudes, pero prevaleci en el currculo oficial mexicano hasta la dcada de los noventa. Aunque contribuye a que la poblacin conozca sus derechos Fernando Savater, tica y ciudadana, y sepa cmo funciona el gobierno Monte vila, Caracas, Ms all de la visin formal y mnima de ciudadano, la construccin de la ciudadana activa requiere un enfoque formativo crtico, significativo, relevante, que incorpore la vida cotidiana como fuente de conocimientos y de situaciones que den sentido a las leyes, valores y procedimientos, y adems, que se asocie a Creo [], que la formacin ciudadana es algo que debe ser deliberadamente inculcado a los jvenes, no se debe dejar simplemente que los jvenes la adquieran por impregnacin del ambiente, porque normalmente esas impregnaciones no suelen ser positivas.

En las escuelas, los institutos, universidades y por supuesto, tambin en la familia y en otros campos, deberan reforzarse las pautas de educacin cvica y moral, lo cual no quiere decir establecer unos declogos o convertir en adoctrinamiento las clases, sino crear espacios de discusin, de transmisin de principios generales. El contexto socio cultural y poltico de las ltimas dcadas oblig a repensar el civismo pues se requeran procesos formativos que dotaran al ciudadano de conocimientos, capacidades y actitudes pertinentes para enfrentar los desafos que nos heredaba el fin de siglo: un continuo estado de violencia expresado en guerras, terrorismo, guerrilla, narcoviolencia, nuevos tipos de guerra; as como el deterioro ambiental, el empobrecimiento salvaje de una parte de la humanidad como producto de los modelos econmicos poco efectivos, entre otros.

Qu tipo de educacin ciudadana se requiere para enfrentar estos desafos? En se supera el civismo como forma sin contenido, como rito sin implicacin, como formalismo. Se articulan en un solo campo formativo el civismo, la educacin para la paz, para el medio ambiente, en Derechos Humanos y para la democracia, con una perspectiva de gnero y de convivencia intercultural.

La educacin ciudadana es el conjunto de acciones llevadas a cabo por diferentes instituciones y organizaciones sociales y polticas que tienen como objetivo el desarrollo de actitudes, valores, principios y normas de convivencia democrtica y el desarrollo de competencias participativas en las esferas de decisin de la sociedad. Supone un proceso de organizacin y de participacin consciente de los ciudadanos en los asuntos del pas. Al reconocer que la FCYE es tarea de todos los actores del proceso educativo, se atiende la inconsistencia formativa generada por contradicciones entre el discurso de la ciudadana y la vida escolar autoritaria; y se avanza en la reduccin de la distancia entre las asignaturas mediante la transversalidad.

Los programas de Formacin Cvica y tica para primaria y secundaria se fundan en el enfoque de competencias, el cual ha recibido crticas por su vnculo con el mundo del trabajo.

De manera particular se le acusa de atender los intereses del mercado y de los empleadores y de no formar a la persona o al ciudadano sino al obrero y al productor habilitado slo para resolver problemas de manera pragmtica, con poca informacin y escaso pensamiento crtico. Competencia Capacidad de actuar de manera eficaz ante cierta situacin, empleando de forma articulada experiencias y saberes previos, los conocimientos construidos; as como sus actitudes, valores, habilidades cognitivas y sociales.

Durante un grupo interinstitucional discuti un programa de formacin ciudadana elaborado por el Instituto Federal Electoral basado en 11 competencias ciudadanas, denominado Educar para la democracia, el cual haba sido probado en escuelas de educacin bsica de seis estados.

Conocimiento y cuidado de s mismo. Autorregulacin y ejercicio responsable de la libertad. Respeto y aprecio la diversidad. Respeto y aprecio de la diversidad.

Me comprometo con la comunidad, con Sentido de pertenencia a la comunidad, a mi pas y con el mundo. Me comunico y dialogo.

Convivo de manera pacfica y democrtica. Manejo y resolucin de conflictos. Conde, Silvia. Educar para la democracia. La educacin ciudadana basada en el desarrollo de competencias cvicas y ticas, Instituto Federal Electoral, Mxico, Conozco, respeto y defiendo los derechos Apego a la legalidad y sentido de justicia.

Respeto y valoro la justicia y la legalidad. Defiendo la democracia. Valoro la democracia. Comprensin y aprecio por la democracia.

Competencias ciudadanas Conjunto de habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas, conocimientos y actitudes que, articulados entre s, hacen posible que el ciudadano acte de manera constructiva en la sociedad democrtica.

Permiten que los ciudadanos respeten y defiendan los derechos humanos, contribuyan activamente a la convivencia pacfica, participen responsable y constructivamente en los procesos democrticos y respeten y valoren la pluralidad y las diferencias, tanto en su entorno cercano familia, amigos, aula, institucin escolar , como en su comunidad, pas o a nivel internacional.

Dichos principios se complementan con otros de carcter cvico poltico para dar cuerpo a una base formativa de la educacin ciudadana, que se expresa en la gestin directiva, en el trabajo docente y en los saberes socialmente productivos, polticamente emancipadores y culturalmente inclusivos8 necesarios para educar al soberano, al nio que ser pueblo del que emane el poder poltico.

Saberes socialmente productivos Son aquellos que modifican a los sujetos ensendoles a transformar la naturaleza y la cultura, a diferencia de los conocimientos redundantes, que slo tienen un efecto de demostracin del acervo material y cultural ya conocido por la sociedad. Como veremos a continuacin, el trabajo del formador de ciudadanos en escenarios de violencia y Estas categoras de los saberes docentes son tomadas de Carlos Cullen, quien las propone, a partir del trabajo del grupo APPEAL, para repensar las competencias docentes como competencias culturalmente densas, inclusivas, responsables mediante las cuales el docente resista con inteligencia.

Se basa en las siguientes condiciones institucionales y disposiciones subjetivas. La naturaleza del vnculo pedaggico es el punto de partida para la formacin de una ciudadana activa. Los reportes de buenas prcticas muestran la importancia de configurar una relacin pedaggica basada en la confianza, el respeto, la solidaridad y la tica del cuidado, en donde cada cual sea tratado como una persona valiosa y digna.

Este nuevo contrato pedaggico se expresa en los siguientes rasgos del trabajo del docente que forma ciudadanos. Trabajo colegiado y elaboracin de planes de convivencia. Elaboracin participativa de normas de convivencia y establecimiento de una disciplina basada en el compromiso. Espacios y estructras escolares que favorezcan la comunicacin y el dilogo. Respeto a los derechos humanos y cultura de la legalidad. Relacin pedaggica de confianza, respeto y responsabilidad que favorece el desarrollo de habilidades sociales y el pensamiento crtico.

Capacidad de dilogo y escucha activa. Ejercicio pleno del derecho a la proteccin y aplicacin de la tica del cuidado. Disposicin y habilidades para la participacin organizada en la toma de decisiones, en la eleccin de representantes, en la solucin de los problemas comunes y en el mejoramiento del entorno.

Prevencin de riesgos, ejecucin de medidas prevenitvas y atencin de casos. Entorno escolar protector: tica del cuidado, ambiente socioafectivo, resolucin no violenta de conflictos, vinculacin escuela-comunidad.

Proteccin y cuidado de la integridad fsica y la dignidad del alumnado. El alumnado se siente seguro en la escuela. Educar al ciudadano implica educar para tomar la palabra, la palabra que libera, que empodera, la palabra que representa una opinin que exige ser escuchada, respetada y considerada. La palara infancia proviene del latn infantis, que significa privado de palabra, que no habla.

Ensear a tomar la palabra al alumnado de educacin bsica supone dar voz a la infancia, a los sin voz, a quienes por siglos fueron silenciados e ignorados. Por ello, se requiere desplegar un proceso educativo mediante el cual el alumnado desarrolle sus competencias comunicativas de dilogo, de escucha activa, de argumentacin y deliberacin en una dinmica en la que la palabra y la opinin del docente no son las nicas vlidas.

Cuando el alumnado se habita a ejercer su derecho a la informacin y a la expresin porque tiene una opinin, cuando aprende a tomar la palabra, aumenta su potencia para actuar.

El entorno social, la cultura, las relaciones polticas y econmicas, todo el escenario en el que actuamos, es producto de lo que hacemos y de lo que dejamos de hacer. Reconocerlo es condicin indispensable para la participacin ciudadana: necesitamos comprender que somos causa de lo que sucede, comprender por qu sucede, valorar la fuerza ciudadana de actuar para transformarlo y desarrollar las habilidades para participar como individuos y como colectivo.

Por ejemplo, ante el aumento de la violencia y el sentimiento de vulnerabilidad, algunas personas se comportan como vctimas pasivas Por qu nos pasa a nosotros! Que alguien haga algo para que esto pare de una vez!

La participacin democrtica implica la accin comprometida, consciente e informada empleando las formas institucionales establecidas y con apego a la ley y a los principios de la democracia y la dignidad humana. Los Derechos Humanos, el bienestar comn y la proteccin de la dignidad humana son criterios que orientan la participacin. Se reconoce que nadie est por encima de la ley. Informada Obligacin de comprender los problemas o las situaciones en las que estn participando, de contar con informacin confiable y tener una postura al respecto.

Cuando se ejerce el voto, implica contar con informacin sobre los candidatos y sus plataformas polticas a fin de emitir un voto razonado. Los medios de comunicacin deberan ser un recurso para la participacin informada, ya que pueden dar a conocer lo relevante de los hechos sociales, divulgar las actividades de los servidores pblicos, promuever objetivamente la plataforma electoral de los partidos polticos y ante los desastres naturales propiciar la aplicacin de medidas preventivas.

Noviolenta Aplicar las tcnicas para la solucin noviolenta de conflictos: la mediacin, la negociacin y el arbitraje. Responsable Quien participa se hace cargo de un problema, de tomar una decisin, de mejorar una situacin o bien promover el inters personal o colectivo. Aplicacin de valores personales y sociales como la responsabilidad, el respeto, la tolerancia, la legalidad y la libertad.

DINAKARAN EPAPER PDF

Libro Conde Silvia

.

LIBRO EL GALANO ARTE DE LEER PDF

ENTRE EL ESPANTO Y LA TERNURA SILVIA CONDE PDF

.

FWD 50PX1 PDF

Entre el espanto y la ternura

.

Related Articles