APRENDO YOGA VAN LYSEBETH PDF

He is one of the first Westerners to have practiced and taught yoga. Soon enough, he heard about a famous Indian yoga teacher, Swami Sivananda. In Rishikesh, he met Sivananda and attended his classes in his yoga institute, today known as the Sivananda Ashram. During the following years, he went back to the school of his Master several times, again driving his car all the way to India and then, as the flights became cheaper, by plane. He became a popular teacher and wrote a book, "Yoga Self-Taught".

Author:Voodoozil Zulusho
Country:Namibia
Language:English (Spanish)
Genre:Medical
Published (Last):1 May 2008
Pages:475
PDF File Size:17.7 Mb
ePub File Size:1.51 Mb
ISBN:566-7-31855-294-9
Downloads:10029
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Moogucage



Impreso por L G. Puresa, S. La tecnica del yoga es una disclpllna. Segun las concepciones hindues, toda tecnlca, proseguida con asiduidad y concentraci6n, puede conducir al nivel superior de conciencia que corresponde al estado de yoga. Se puede hablar asi del yoga del arte, del yoga de la ciencia.

Pero tornado como tal, cada yoga implica una discipilna rigurosa y precisa. Par distintos que sean entre si estos cuatro yogas no son. Los grandes sabios han subrayado siernpre, par una parte, que cuando se sigue uno de elias. Shrl Aurobindo. Cuando se habla de la practlca de un yoga particular, no se pretende con eso la exclusion de los dernas.

Swami Vivekansnda. Jnana-Yoqa Paris. Albin MichelJ. Swami Vlvekananda, les yogas pratiques Bhaklr, Karma. Raja Paris. Albin Michell. Albin Michel. Shri Aurobindo. Le Guide du yoga [Paris, Albin Michel.

Aunque un verdadero maestro guru nunca acepta como discipulos sino candidatos para quienes considera con toda objetividad que su proplo yoga es el que mejor les conviene, hay que hacer notar que los mas grandes maestros, [as que han lIegado al punto culminante de la evoluclon espiritual, hacen seguir a cada discipulo y en cada momento de su entrenamiento la dlscipllna particular mas aproplada 7.

La presente obra trata del Hatha-ynqa. AI cornienzo. Si los grandes clasrcos Hatha-diplka, Siva Samhits. Goraksha Samhita -los mas antiguos se remontan al siglo XIII- 10 miran aun mas 0 menos como una ayuda para la practtca de los otros yogas, el yoga del cuerpo tisico [Ghatastha-yogal adquirio pronto gran importancia. Aunque evldentemente hunde sus raices en el cuadro del hinduismo.

Su meta se designa generalmente por la expresion nadl suddhi, mediante [a cual los yoguistas entienden esencialmente la vltalizacion del cuerpo y la puriftcaclon del sistema para-nervioso constituldo por los nadi. Por 10 menos tanto como cualquiera de los otros yogas. Incluye una parte fisica y una parte mental. La parte fisica del Hatha-yoga se cornpone esencialmente de dos elementos, las posturas asanas y las respiraciones dirigidas pranayama.

Pero la parte mental juega un papel de- 6 CF. Lettres Paris. Adyar 3 vol. Practicado aisladamente 0 como elemento preponderante en un yoga individual compuesto, e! Hatha-yoga puede bastar. Viven por 10 general muy retirados, a menudo en junglas amontanas casi inaccesibles al cornun de los rnortales.

Por 10 tanto, ese Hathayoga integral no es para los occidentales; y sus representantes calificados, par 0 dernas, no han cometido [arnas Ia fatal Irnprudencia de consignar sus ensenaruas por escrito sino en textos rigurosamente hermetlcos e inutilizables. Adernas, ese Hatha-yoga integra! Panteon hindu, a menudo Shiva 0 una de sus Shakti 8. Por el contrarto. Son estes prtrneros elementos los que occidentales cada vez mas numerosos practican hoy dia, sea bajo la dlreccion de profesores mas 0 rnenos experimentados, sea sabre la base de un libro ilustrado con croquis 0 fotografias.

EI provecho que puede procurar una practica regular de las recrucas mas elementales del Hatha-yoga es de tal modo desproporcionado al esfuerzo exlqldo, que este yoga se ha exten- 8 Cf. Hymes a Shiva Lyon. Muchas deestas y de aquellas justifican la mayor desconflanza, y el profane que confla en ellas tiene muchas probahtltdades de tener una mala eaida. Aun los ejercicios mas faciles y aparentemente mas inufensivos no estan exentos de peligro.

Lo que aen as mas grave as que los resultados estimulantes obtenidos en poco tlernpo 81 precio de pecos esfuerzcs empujan al principiante a hurlarse de los consejos de prudencia y maderacion que sa Ie prodigan y a Janzarse rapldamente a tecnicas peligrosas que pueden provocar graves oesordenes en los sistemas respiratorio, circulatorio y nervioso.

DUrante mas de trelnta alios he tratado de obtener que grandes maestros hindues del Hatha-yopa describan para los occldentales los ejerctclos que estes pad dan hacer con provecho y sin pellqro. Ninguno de esos maestros ha tenido la suficlente confianzaen los occidentales para seceder 8 mi petlcton. EJ Iibro del Sr.

Van lysebeth me parece ser de 10 mejor que un occtdentat ha hecno hasta ahara para colmar esta laguna. Ha tenldo la sabiduria de proponerse una meta limitada. Crso que se puede tener ccntlanza en este libro. Van Lysebeth 10 complete con otras obras en las que describa. Jean Herbert Palabra preluninar Este libra fiene la ambtclon de presentar un estudio mas precise y mas a fonda que todo 10 que ha sldo publicado hasta hoy.

Hasta ahora, aun las mejores obras se habian limitado a reproducir una toto de la postura final. En estas obras. El adepto occidental que no tiene la ocasian de vivlr en un ashram junto al Maestro debe andar a tlentas, buscar su botin en numerosas obras ilas que, a menudo, se copian unas a otras! Se puede discutir indefinidamente sobre la oportunidad de publicar sin discriminacien e lnvocar en apoyo de una actitud esoterica en este dominio el hecho de que desde hace miles de afios el yoga se ha transmitido de boca a oreja, de Maestro a dlscipulo, bajo el sella del secrete, y que es precise respetar este deseo de los Maestros de reservar el yoga para adeptos escogidos con sumo cui dado.

En yoga, mas que en otras cosas. Ahora bien. Un asana y6guico es una rnecanlca de precisi6n y el vpoco mas 0 menos- es una maneda que nunca tiene curse en yoga. Un error de detalle. Este estudio inte resa tan to a los que ya. Nos proponemos, oues. Dentro de poco poseera usted a fondo la tecnica exacta de los grandes clastcos deli yoga y pndra obtener de su practlca todos los beneftclos y aleqrias que proporciona el yoga bien hecho..

Su sesi6n diaria llaqara a ser no un peso nl una rutina, sino el mejor momenta de la jamada, esperado can impaciencia -ien la medida en que un asplrante yogui este autorizado a manifestar lmpaelenclal Cada asana inciuye diversos niveles de dificultad craciente: basaremos nuestro estudio sobre el ruvel medio, accesible en algunas semanas a ta mayorfa de los occidentales.

A todo esto el autor afiade el fruto de su experiencia personal acumulada en vetnte aiios de practice ininterrumpida y de enseiianza del yoga en Occidente. Nuestras realizaclones sobrepasan los suefios de nuestros antepasados. Nuestros sabios van al corazon del atorno para arrancar los secretes mejor guardados de la naturaleza y dornestlcan la energia nuclear.

Nuestra existencia se asemeja a un cuento de hadas: si la comparamos a la de los siqlns precedentes. Es trivial sentarse en un Boeing y sobrevolar el Polo, confortablemente instalado en un slllon, mientras que tal vez. Y en el avldn. Nlfios mimados. EI uso del autornovil ha Hegado a ser tan cornun que nos parece 10 mas natural desplazarnos a km por hera par nuestras autopistas.

Marcamos un nurnero sobre un disco y en el otro extrema del hllo, a centenares de kllornetros. Pasamos al lado de tantos milagros cottdlanos que encontramos todo esto normal y ordinaria y ya nada nos llama la atencton. Gracias a nuestros sables. Bien vestidos, bien alimentados, vivimos en el lu]o. Los industriales, atentos a nuestros menores deseos, crean para nuestro confort y nuestro placer. L1egan basta inventarnos nuevas necesidades En resumen. Observemos la multitud anornrna que desftla por nuestras calles saturadas.

Observe esos rostros lugubres, preocupados. Mire esas espaldas encorvadas, esos t6rax estrechas, esos vientres obesos. Va no tienen hambre ni frio, por 10 rnenos la mayoria, pero necesitan pildoras para dormir. Aislados de la naturalsza.

EI duro combate por el dinero ha endurecido nuestros corazones, ha impuesto silencio a nuestros escrnpulos. Las enfermedades mentales hacen estragos cada dia mayores. La degenerescencia biol6gica se acennia a una cadencia aterradora que no parece -aterrar- a nadie y que ni siquiera advertimos. Tranquilizadoras estadlsticas nos dicen que nuestras probabiJidades de vida han aumentado en squls arios: pero, inconscientes, no nos damos cuenta que dilapidamos en pacas generacianes un patrimonio hereditario acumulado desde centenares de miles de aries.

La civllizacion, al suprimir la seleccion natural. Aun nuestra mediclna, aunque constantemente en progreso, es impotente. Ha adquirida, sin embargo, un capital de cermetmientos que suscttan nuestra legitimaadmiracion y orgullo.

Ha eliminado flagelos como la peste, la viruela. Adernas de los antlbiottcos, nos ofrsce una multitud de remedios eftcaces y cada dia descubre ctros nuevas. Nuestros cirujanos realizan prodigios cotidianos: rpensernos en las operaciones a corazon abierto! Pero toda esto no basta. Par el cnntrarlo, los mismos progresos de la medic ina dan a los civillzados una feliz trnpresum de seguridad. Creen que todo les esta perrnlttdo: ningun exceso los asusta, nada les detiene. Prisioneros de la clvillzacldn.

ALGORYTMY PLL PDF

André Van Lysebeth

.

JOBIM DESAFINADO PDF

APRENDO YOGA

.

DSC WX100 PDF

Andre Van Lysebeth - Aprendo Yoga

.

JAVA PUZZLERS JOSHUA BLOCH PDF

aprendo yoga andre van lysebeth

.

Related Articles